Plataforma Cultural dePromoción y Visibilización de Buenaventura

Notas de prensa

La historia cuenta que desde las tierras de África, en condición de esclavos, sin derechos, sin familia y sin hogar, llegaron a América miles de africanos que fueron tomados o comprados en sus tierras por europeos que necesitaban mano de obra para la explotación de minas y trabajos de fuerza.

Boniface Ofogo, originario de una pequeña aldea de Camerún y radicado en España hace 28 años, cuenta este fin de semana esas historias en Buenaventura, el puerto del Valle del Cauca en el Pacífico.

Ha sido invitado al lanzamiento de Ola Ventura, una plataforma y ventana para la cultura de Buenaventura, ideada por la gobernadora Dilian Francisca Toro. El acto tuvo una misa inculturada presidida por monseñor Héctor Epalza Quintero, obispo de esta ciudad.

Buenaventura, con sus más de 400.000 habitantes y con el puerto colombiano de mayor movimiento de carga, no ha olvidado días amargos por la puja de paramilitares, asociados a narcotraficantes, contra guerrilleros

Este sábado, en Ola Ventura, Ofogo narraba historias de sus ancestros a un país que según él, tiene sed de África. “Los afros de aquí tienen hambre de África, quieren saber de dónde provienen sus ancestros, su cultura. Seguramente encontraremos artistas que quieren conocer África, saber el origen de sus instrumentos, su vestimenta, su música y sentir que de ahí nació lo que hoy reconocen como propio”, asegura.

En sus relatos aparecen esos momentos en los que los africanos eran obligados a subir a embarcaciones a latigazos, cuando los convertían en mercancía. Amontonados en bodegas, atados de manos y pies con grilletes, pasaron sin agua ni comida en un viaje sin retorno a tierras donde serían máquinas de hacienda. Su equipaje, nada más que sus costumbres, cultura e historias. Luego la rebelión por acabar con la esclavitud que casi 39 años después llevó a su libertad.

La Gobernadora del Valle plantea que Ola Ventura es un aporte a la inclusión de los afrodescendientes. Una vitrina a la gastronomía, la cultura, el folclor y la gente amable.

En la cita estuvo también la franco senegalesa Sarah Carrère Mbodj, cantautora e intérprete de la kora, el arpa medieval del Malish, instrumento sagrado del África Occidental, con la que interpretó canciones como homenaje a las semillas de esas raíces provenientes del continente africano. “Hay que alabar los esfuerzos de la Gobernación por la inclusión porque es a través de la cultura que se puede resurgir. Nosotros los artistas somos puente para conectar a los de aquí con los de África”, dice la artista.

Sarah disfruta al compartir sus conocimientos. “Se acercan y me preguntan de dónde vienen, no soy experta en etnografía, pero en mi tierra se debe conocer la genealogía de nuestros antepasados, aquí los afros tienen afán por encontrar su procedencia es como una herida que aún no se ha sanado y ellos necesitan conocer de sus ancestros”, asegura.

“Hay una deuda histórica pendiente con quienes fueron azotados por la esclavitud y fueron arrancados de sus tierras aún quedan heridas sin sanar, la cuestión de la reparación moral por la nunca se trató, entonces iniciativas como estas contribuyen a sanar y perdonar”, expresa Ofogo.

Este cuentero lleva en su equipaje las historias de un África silenciada y “las tradiciones no sólo de los nativos del continente, sino de los africanos que fueron desterrados, con los que mantenemos un cordón umbilical invisible pero fuerte que nos une a esas raíces”.

Los dos africanos invitados esperan que los bonaverenses se empoderen de sus raíces y de Ola Ventura.

La secretaria de Asuntos Étnicos de la Gobernación, Maby Yineth Viera, dice que con una misa se refleja cómo los porteños “podemos alabar a Dios con nuestros instrumentos musicales y hacer ofrenda con los frutos de esta tierra”.

Ana Milena Olaya Cuero, directora Técnica de Cultura, señala que “la plataforma estará habilitada hasta 2019 para mostrar la pluriculturalidad del Pacífico vallecaucano como el principal escenario que identifica a la población bonaverense”.

Es una manera de mirar con otros ojos a Buenaventura y evidenciar que sus habitantes luchan por sobrepasar la adversidad y que con el arte pueden llegar a la paz.

Cali, a la espera de la etnoeducación

Como parte de la celebración de la semana Afrocolombiana se realizó el foro de la etnoeducación donde asistieron estudiantes, docentes y ciudadanos. Aquí se reflexionó sobre el papel que se realiza en las escuelas para la inclusión de las diferentes etnias.

“Estos espacios son un pretexto para entender que la inclusión debe ser responsabilidad de todos, la familia, la escuela y el Estado” afirmó Esaud Urrutia, secretario de desarrollo Territorial y Bienestar Social.

Luz Elena Azcárate, secretaria de Educación, aseguró que “desde las escuelas se debe formar a los jóvenes para que se identifiquen con la sociedad para poder reconocer nuestra interculturalidad sin distingo de raza, sexo o género, podremos aspirar una sociedad más equitativa”.

Ana Julieth Saavedra Para EL TIEMPO - CALI

 

Gobernación del Valle del Cauca